Tomateras 3.0

Podríamos decir que tras una primera etapa en la que plantamos las semillas y las dejamos crecer en el semillero, una segunda en que las repicamos y las sacamos al exterior, ahora nos enfrentamos al tercer paso: separarlas en macetas individuales y además encañarlas.

Hay que tener mucho cuidado porque los tallos aunque se han hecho más gruesos siguen siendo muy frágiles, así que al clavar la caña junto a la planta y sobretodo antes de eso, al trasplantarla, es mejor que se haga entre dos personas para que una pueda sujetar la tomatera recta y no se rompa, que con lo grandes que se han hecho se doblan muy fácilmente. En cuanto a las sujeciones nosotros hemos usado unos alambres recubiertos que son como los de los paquetes de pan de molde y los hemos colocado sin apretar del todo el tronco de la planta puesto que irá creciendo más aun y si lo ajustamos mucho ahora luego será un problema par ala tomatera.

Y después de la charla os dejamos con unas fotos de la evolución de las tomateras.
Es impresionante cuanto han crecido en este tiempo 🙂

Tomateras en enero, las semillas se plantaron el 6 de Enero y aquí apenas habían germinado, como se puede ver en la imágen solo tienen los cotiledones iniciales. En esta etapa las teníamos en el semillero dentro de casa con una lampara encendida durante el día (con una bombilla de bajo consumo de efecto luz de día).
El tomate que sembramos es “tomate de colgar mallorquín” de la marca de semillas Batlle.

Tomateras tras el repicado, eran pequeñas y frágiles. Durante la primera semana las tuvimos en el interior, con la luz del semillero, y cada mañana girábamos 180º la maceta porque se inclinaban hacia la luz debido al “fototropismo positivo” natural en la mayoría de las plantas.

Tomateras crecidas y sujetas con palitos de madera de brocheta. Parece mentira lo grandes que se han hecho y que hace unos meses eran tan solo semillas en un paquete.

Tomateras separadas y con cañas

Las cañas las conseguimos en una pequeña tienda de plantas de nuestra calle, así intentamos promover los comercios locales y ayudar a que prospere la economía del barrio.

La maceta cuadrada de la derecha es la que contenía todas las tomateras así que podéis ver cómo de grandes se han hecho las plantas. Algunas se han quedado más pequeñas porque eran las que estaban en el centro y les llegaba menos luz con lo que las de los laterales de la maceta fueron creciendo mucho más, pero poco a poco se irán igualando.
En la maceta cuadrada hemos trasplantado también dos plantitas de albahaca de las que sembramos en el semillero, crecen despacio pero no paran de sacar nuevas hojas.

Y tal y cómo dijimos en su día a algunos amigos, tenemos tomateras en busca de un hogar adoptivo así que aquellos que nos pidieron una tomatera ya pueden ir haciendo hueco, porque tras un par de semanas en su nueva maceta ya están suficientemente adaptadas para sobrevivir al traslado. Será una lástima verlas marchar, pero si así promovemos que hayan más macetohuertos valdrá la pena.

Anuncios

Acerca de ambrosiamediterranea

Somos una Asociación Cultural Gastronómica y nuestro objetivo difundir los beneficios de la dieta mediterránea.
Esta entrada fue publicada en Huerto urbano y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tomateras 3.0

  1. Eva dijo:

    Jo, pues si que mareáis las plantas….

    No creo que haga falta dos personas para trasplantar una tomatera!! Yo me las apaño solita muy bien! 😀

    Lo que no hago es tanto meneo de plantas, uso las bandejas de plástico que me sobran de cuando he comprado plantel, pongo una semilla por celda y dejo que la planta crezca un poco, más o menos como en vuestra segunda foto (unos 5-7 cm), y cuando está así ya la paso a su sitio definitivo.

    Claro que yo voy más por instinto y suelo pasar mucho de “lo que hay que hacer” pero mira, ya llevo dos semanas comiendo tomates jejejejeje

    • Hola Eva, la verdad es que las llevamos mareadísimas a las pobres, es lo que tiene ser huerteros novatos, que quieres ir con mucho cuidado y al final haces más de lo que toca y las plantas acaban hartas de verte llegar, jeje.
      La verdad es que se nos fue la mano y dejamos crecer demasiado las tomateras antes de pasarlas al sitio definitivo, pero con las malas experiencias que habíamos tenido antes no pensamos que fueran a tirar tan bien y que sobrevivieran todas, ha sido una grata sorpresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s