Receta de pollo al horno con un toque de tomillo

Como ya os comentamos hace unos dias, tuvimos que hacer de peluqueros improvisados para nuestras dos matas de tomillo, porque la verdad es que lo necesitaban urgentemente, y acabamos con una buena cantidad de tomillo fresco y recien cortado.

No habíamos planeado usarlo de ninguna forma especial, pero había pollo en la nevera y los básicos de la cocina (patatas, cebolas, zanahorias, aceite y sal) así que nos pusimos manos a la obra.

Esta receta es un poco “a gusto del consumidor” porque se pueden modificar los ingredientes bastante, pero aquí os pongo lo que nosotros utilizamos:

– 1 patata grande
– 2 cebollas
– 4 zanahorias medianas
– 2 cuartos traseros de pollo
– Aceite de oliva
– Sal
– Tomillo fresco


Lo primero de todo es abrir el horno, comprobar que no hay nada dentro que se pueda dañar al ponerlo a calentar (a veces guardamos sartenes con aceite usado en el horno, para hacer croquetas otro dia o cosas así). La temperatura será de unos 180º y en nuestro caso que tenemos un horno eléctrico sencillo pues lo ponemos por arriba y por abajo, con el mando en la posición con el dibujo que se parece al símbolo =

Pelaremos las patatas, la cebolla y las zanahorias, y las cortaremos en trozos medianos.
Al que le gusten las patatas en rodajas, que las haga en rodajas, el que las prefiera en trozos más pequeños, pues no hay problema, lo único que cambia es que el grosor de la patata no debe ser mayor de medio centímetro (más o menos) porque contra más grueso sea el corte más tiempo tardará en cocinarse, y puede que si la cortais demasiado gruesa el tiempo que os indicamos en la receta sea poco para que se cocine bien vuestra patata. La zanahoria y la cebolla son más adaptables a la hora de hornear y a fin de cuentas un trozo de zanahoria ligeramente crujiente no molesto de comer, pero una patata cruda… bueno, sobre gustos no hay nada escrito.

Una vez tengamos peladas y cortadas las verduras las pondremos  en un recipiente apto para el horno, puede ser de metal, de cristal, de cerámica, o incluso uno de aluminio desechable.

Sería recomendable salar las verduras un poco, y también salar el pollo (por los dos lados), aunque la gente que prefiere cocinar sin sal, o con poca sal, no tiene por qué añadirla.
Pondremos más o menos la mitad haciendo una “cama” de verduras que llenará el fondo del recipiente, entonces pondremos los dos cuartos de pollo y los cubriremos con el resto de las verduras.
Una vez tengamos esto pondremos el tomillo fresco por encima , regaremos con un chorro de aceite y lo meteremos al horno, a una altura que quede más o menos en el centro.
Programaremos un minutero de cocina, o una alarma, y le daremos 35 minutos de tiempo.

Suele ser una buena idea aprovechar este tiempo para limpiar lo que hemos usado en la cocina, que así luego no se nos amontonan las cosas y haciéndolo así poco a poco evitamos esa sensación que tienen algunas personas de que cocinar es ponerlo todo patas arriba y la cocina se ensucia demasiado.

Pasado el tiempo que hemos dejado el asado en el horno lo sacaremos con mucho cuidado de no quemarnos, y sacaremos el pollo de debajo de las verduras, para comprobar qué tal se ha cocinado y darle la vuelta a las patas de pollo, de forma que la parte interior quede hacia arriba. Seguramente veréis que el pollo y las verduras han ido soltando jugo. También es recomendable coger una cuchara y con cuidado mover un poco las verduras, que las de arriba no se sequen y las de abajo suban para dorarse un poco.

Volveremos a meter en el horno unos 15 minutos más y pasado este tiempo volveremos a darle la vuelta al pollo. Si nos parece que está cocinado pero no tiene el color doradito tan agradable, pues el truco es poner el grill del horno unos 5 o 10 minutos.

Así por fin tendremos nuestro pollo listo para servir, espero que si lo intentáis hacer en casa os salga muy bueno, pero recordar que cada horno es un mundo y vale la pena estar pendiente del tiempo la primera vez para que salga bien y así saber el tiempo que necesitamos con nuestro horno para las próximas veces.

Esperamos que os haya gustado la receta, y os aseguro que aunque no se vea mucho el tomillo dejó un aroma muy agradable al pollo y sobretodo a las verduras ya que se fue mezclando con ellas.

Aquí os dejamos ya para finalizar con la presentación del plato. ¡Buen provecho!

Anuncios

Acerca de ambrosiamediterranea

Somos una Asociación Cultural Gastronómica y nuestro objetivo difundir los beneficios de la dieta mediterránea.
Esta entrada fue publicada en Recetas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Receta de pollo al horno con un toque de tomillo

  1. Yolanda dijo:

    Esta receta me ha encantado¡¡¡ Me la apunto. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s