Trasplantando hierbas aromáticas

Hace unas semanas compramos romero, tomillo y tomillo limón, ésta última es una variedad de tomillo que huele genial y va perfecta para aderezar pescados.

——–
En la imagen de la izquierda se ve una planta de romero, y en la de la derecha el tomillo junto al tomillo limón que es el de las hojas con los bordes amarillos.

Al elegir las plantas miramos que no sobresalieran demasiadas raices por los agujeros de debajo de la maceta, ya que a veces encuentras que venden plantas que tienen una cantidad muy grande de raices que sobresalen, incluso hay casos donde esas raices se han enredado entre ellas y cubren toda la base de la maceta por fuera.
Este aspecto es muy importante porque al trasplantar la planta, es decir, cambiarla a otra maceta donde quieras tenerla (bien porque sea más bonita o porque necesite más tierra o como es nuestro caso para ponerla junto con otras en una jardinera para la ventana) si hay muchas raices sobresaliendo por debajo de la maceta hay un gran riesgo de que se rompan al sacar la planta de la maceta, y esto significa que todas esas raices que la planta usaba para obtener alimento van a romperse, cortarse o como poco dañarse.

El trasplante es una momento algo traumático para la planta pues por un momento deja de estar protegida y además se tendrá que adaptar a la nueva tierra que envuelve  sus raíces, hay plantas que no soportan bien los cambios y mueren tras el proceso, y otras que al ser movidas a tierra más nutritiva, y tener más espacio para expandirse, puede que peguen un estirón considerable.

El mejor momento para trasplantar es en otoño o invierno, que la planta no está brotando y necesita menos energía.

Nosotros ayer por fin nos pusimos manos a la obra para trasplantarlas a una jardinera que nos quepa en la ventana de la habitación.

Para ponerse a trasplantar una planta hacen falta una serie de cosas a mano:

– La planta en su maceta original
– Una maceta o macetero a donde trasplantarla
– Tierra de buena calidad
– Unas tijeras por si hay que cortar la maceta vieja para poder sacar bien la planta
– Una pala pequeña y guantes de látex (ambos opcionales)

En primer lugar se recomienda regar las plantas el dia de antes, aunque a veces es fácil encontrarse con que las plantas que hemos comprado vienen tan secas que la tierra se ha separado de la maceta, pero si las regamos nos aseguramos de que las raices y la planta en si misma están en mejor estado para soportar el trasplante sin sufrir demasiado.

A continuación procederemos a poner en el macetero suficiente tierra para que al poner la planta nueva la parte de la planta que está fuera de la tierra quede a la altura del borde de la nueva maceta. Si movemos una planta a una maceta más grande la idea es ponerle más tierra por debajo y alrededor, no enterrar parte de las ramas.

Luego sacaremos con mucho cuidado la planta de la maceta, si es de cerámica o de barro igual hay que darle algún golpecito, y si es de plástico con presionar un poco alrededor es posible que se suelte la planta, si no podemos usar tijeras y hacer dos cortes verticales, cada uno en un extremo, para quitar la maceta. Lo malo de tener que cortarla es que no la podemos reciclar para futuras plantas.

Cuando ya tenemos la planta fuera de la maceta, echamos un vistazo a las raices y se las puede mojar un poco con el spray de agua si se ven muy secas.

Colocamos la planta en la nueva maceta. En el caso de tener varias plantas miraremos que cada una de ellas tenga suficiente tierra debajo para que al final todas queden niveladas. En nuestro caso fueron tres las plantas que pusimos en la jardinera y tuvimos que ajustar debajo de cada una la cantidad de tierra que les hacía falta.

————–

Una vez tenemos las plantas en el sitio donde queremos que vayan cubrimos con tierra hasta la base de la planta, que nos vendrá marcada por el bloque de tierra que viene con la planta y que tendrá la forma de la antigua maceta que la contenía.

Una vez la planta está acomodada en su nueva maceta la regaremos un poco y cuidaremos durante los primeros dias de que tenga suficiente agua.

Es posible que algunas plantas pierdan hojas o se marchiten un poco tras el trasplante, por eso hay que estar atentos y tener cuidado los primeros días sobretodo, pero con suerte pronto habrán nuevos brotes y veremos como la planta se adapta y disfruta de su nuevo hogar.

Anuncios

Acerca de ambrosiamediterranea

Somos una Asociación Cultural Gastronómica y nuestro objetivo difundir los beneficios de la dieta mediterránea.
Esta entrada fue publicada en Huerto urbano y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s